El Tribunal Superior de Justicia de Madrid avala el contrato de detectives privados para investigar bajas laborales sospechosas de ser falsas.

El empleado fue pillado mientras realizaba en el jardín de su casa tareas de albañilería y bricolaje a pesar de que su supuesta lesión era en un brazo. El resultado ha sido el despido avalado por el TSJ, a pesar de los razonamientos del trabajador sobre violación del derecho fundamental a la intimidad.

Licencia Creative Commons de Manuel Ribadulla Rodríguez